San Pedro Piedra Gorda
Típico pueblo de Zacatecas, México
 

ACTUALIDAD

 

UBICACIÓN

San Pedro Piedra Gorda se encuentra en el centro-sur del estado de Zacatecas, limita al sur con el estado de Aguascalientes. Su clima es agradable durante todo el año, un poco de calor en verano y frío en invierno, sin ser extremosos.

ECONOMÍA

De acuerdo al censo del año 2000 el municipio de Cuauhtémoc contaba con 10824 habitantes: 5472 mujeres y 5352 hombres. Esa población está asentada en 39 localidades entre las que destacan San Pedro, Rancho Nuevo, Piedra Gorda, El Corralillo y Berriozabal. La cabecera municipal, San Pedro, cuenta con alrededor de 5500 habitantes.

El 31% de la población económicamente activa se dedica a las actividades agropecuarias; la industria manufacturera ocupa al 20% en fábricas de Aguascalientes, Zacatecas, Luis Moya y del propio San Pedro; en la construcción trabaja el 19%; al comercio se dedica el 8%; a los servicios educativos el 5% y el 4% trabaja en el gobierno, por mencionar sólo las actividades mas relevantes.

Las actividades agropecuarias se desarrollan mayoritariamente bajo el régimen de tenencia ejidal cuya dotación promedio es de 1.5 hectáreas de riego y 7 de temporal. El Ejido de San Pedro cuenta con 723 ejidatarios que poseen 15654 ha.: 5298 hectáreas de labor de las cuales 814 ha. se riegan con agua de la presa y de alrededor de 15 pozos profundos; en condiciones de temporal se siembran 4484 hectáreas con lluvias escasas y mal distribuidas, no obstante, los años del 2002 al 2004 han sido extraordinarios en cuanto a precipitaciones pluviales; tiene 8753 hectáreas de agostadero  dedicadas principalmente a la cría de ganado bovino y ovicaprinos; el ejido cuenta además con 1570 hectáreas de bosque, principalmente de encinos, pinos y cedros, muy poco aprovechadas y con un extraordinario potencial ecoturístico.

Los principales cultivos son el maíz y el frijol. El chile, en otro tiempo de gran importancia, ha venido descendiendo en su cultivo principalmente por problemas de enfermedades. También el cultivo de la vid que en los años setenta manifestó un gran desarrollo, por problemas fitosanitarios y de bajo precio en la uva para vinificación, ha decrecido notoriamente, sobreviviendo las variedades de mesa.

La buena calidad de los agostaderos del municipio permite la cría ganado de razas europeas especializadas en la producción de carne como herdford, angus y charolais con excelentes resultados.

También es de destacar la ganadería de toros de lidia. El estado de Zacatecas siempre se ha caracterizado por contar con las ganaderías bravas más importantes del país: San Mateo, Torrecillas, Jesús Cabrera, Suárez del Real, José Julián Llaguno, Valparaíso, etc. En San Pedro en el pasado reciente se contó, entre otras, con la ganadería de Presillas que era del nivel de aquellas. En la actualidad, Santa Fe del Campo, Santa Bárbara y Belauzarán, continúan con la tradición de esta actividad en el municipio.

Como el resto del estado, la emigración hacia los Estados Unidos se ha constituido en uno de los principales objetivos laborales de la población joven del municipio. Las remesas de dólares que envían los emigrados a sus familiares son, tal vez, el principal ingreso de los habitantes del municipio. Existe un club social con sede en Los Ángeles, California, y representaciones en Chicago y otras importantes ciudades de Estados Unidos. Sus miembros, además de enviar dinero a sus familiares, hacen donativos para obras de beneficio social. Becan a estudiantes de escasos recursos; premian con viajes a alumnos destacados; envían juguetes para repartirlos en navidad; apoyan la realización de obras públicas como el kiosco del jardín, la ampliación del puente. Se inicia una importantísima participación empresarial con inversiones en ranchos, bienes raices y pequeños negocios. Extraordinaria y loable labor la que estas gentes realizan a través de esa organización social en favor del municipio.  

SERVICIOS

San Pedro se localiza en una región privilegiada: al norte, a  52 km. está Zacatecas y al sur a 60 km. se encuentra Aguascalientes. Ambas ciudades están comunicadas por una moderna autopista que pasa por San Pedro y atraviesa todo el municipio. Esas dos ciudades cuentan con concurridos aeropuertos internacionales con vuelos regulares a Los Ángeles, Calif., Chicago Ills. y Houston, Tex. El ferrocarril recorre el municipio de sur a norte y hay una estación en la comunidad de Berriozábal.

Se ofrecen servicios educativos hasta el nivel de preparatoria.

La mayor parte de la población cuenta con agua potable y drenaje.

En el área de salud hay una clínica del IMSS y un Centro de Salud de la SSA, además de algunos doctores particulares establecidos en la localidad.

Hay servicios de telefonía y correo.

Para el canje de dólares está establecida una Casa de Cambio.

La mayoría de la población es Católica y cuenta con un templo dedicado a San Pedro Apóstol. Existen además templos para el culto de Protestantes y Evangélicos.

Recientemente se remodeló un viejo teatro que sólo se usó en la reinauguración y en la toma de protesta de un político. Sin embargo, es un recinto que debe ser reutilizado con obras de teatro, cine, caravanas artísticas, títeres, conferencias, pastorelas, bailes, etc., como en otros tiempos se hizo.

Existe una gran tradición deportiva y se cuenta con campos y canchas donde se celebran torneos locales y regionales de béisbol, fútbol, básquetbol y rebote. Este último deporte ha sobrevivido a los deportes masivos y se practica principalmente en San Pedro y en la comunidad de Rancho Nuevo.

CELEBRACIONES Y SITIOS DE INTERÉS

San Pedro es un pueblo agradable y apacible en el que su gente disfruta de sus plazas y barrios tanto como de sus extraordinarios parajes naturales y se desborda de alegría y entusiasmo en sus fiestas cívicas y religiosas.

La fiesta principal es el 29 de junio en honor a San Pedro Apóstol, patrono del pueblo, con sus celebraciones litúrgicas, juegos mecánicos, bailes, carreras de caballos, palenque, etc.

La Semana Santa se lleva con recato escenificando procesiones como el viacrucis viviente que la gente sigue con fervor, respeto y dolor. La comida de cuaresma es toda una tradición: nopalitos con pipián y tortas de camarón, torrejas con miel de maguey, capirotada, orejones... El jueves y viernes santos, después de las procesiones, se intercambian charrascas en la plaza. El Sábado de Gloria se da rienda suelta al entusiasmo tras el largo período de abstinencia con baños a cubetazos por las calles para concluir con un baile público en el Auditorio de la Presidencia Municipal.

Las Fiestas Patrias además de sus cómputos para elegir a la Reina de las fiestas, su desfile con tamborazo, charros y carros alegóricos y su baile de coronación, es de destacar la celebración del Grito de Independencia que el 15 de septiembre a las once de la noche, como en todo el país y en todos los lugares del mundo donde hay mexicanos, en San Pedro tiene una particularidad: en el momento de los ¡Viva Hidalgo!, ¡Viva Morelos!, ¡Viva Allende! ... ¡Viva México!, salen a relucir las impresionantes pistolas 45, 38 especial y las modestas 22 que durante quizás dos minutos de estruendosa balacera enardece el espíritu patriótico. Después, la calma y la sana alegría. Durante muchos años de esta inverosímil forma de celebración no ha habido percances qué lamentar lo que habla de la responsabilidad y sentido cívico de la gente.

El día de los muertos conviven en el panteón dos formas de celebración: los que con recatado dolor van a rezarle a sus muertos llevándoles flores naturales de sus huertos familiares, con aquellos que de forma diferente manifiestan su pena inundando el camposanto con "coronas" de flores artificiales y contratan grupos musicales para que canten las canciones que le gustaban al difunto. Por las noches también se han fusionado el tradicional "pedir el muerto" cuyo cántico "Joles, joles la olla de los frijoles" es una provocativa y festiva petición de ofrendas para los muertos; a los penitentes se les dan condoches, camote, calabaza, elotes, fruta o pan, que en señal de gratitud cantan "Esta casa está bendita porque nos dieron comidita"; cuando no les dan algo, también cantan "Esta casa está embrujada porque no nos dieron nada". Esta forma, decíamos, se ha fusionado con el importado Halloween de personajes anacrónicos: monstruos, piratas, brujas, extraterrestres y hasta la mascara de un político tenebroso, siniestro, pelón y orejón. Sin embargo, no deja de ser esta una celebración interesante y divertida en la que al final del día 2 de noviembre se realiza un desfile en el que se premia el mejor disfraz.

La época navideña se aprovecha para bautizos, bodas, quince años y todo aquello que sea motivo de festejo ya que es la época en la que llegan los emigrados. Durante todo diciembre casi a diario hay eventos de este tipo en los que el mole y la birria son los platillos indispensables acompañados de sus respectivas cervezas y tequila. Medio en broma, medio en serio, algunas personas del lugar presumen de estar preparados con suficiente carbonato para aguantar el ritmo. En cuanto a la celebración navideña propiamente dicha las gentes acostumbran poner su nacimiento y/o su árbol de navidad, no importa que este sea una simple rama de mezquite. Se realizan las tradicionales "posaditas" en las que después de los rezos y cantos religiosos se rompen piñatas y se ofrecen bolsas con cacahuates, tejocotes, colaciones, cañas, naranjas. Es frecuente al final una cena "más formal" a base de tamales, buñuelos y ponches con "piquete" (licor). En el barrio de la Chiripa es tradición la puesta en escena de una pastorela representada por actores líricos de la comunidad.

En cuanto a la disposición y arquitectura urbana, destaca La Plaza con sus dos explanadas, una frente a la iglesia, los Portales y el jardín, y otra, contigua, entre la presidencia municipal y el jardín. Sucesivas remodelaciones han derivado en un conjunto arquitectónico amplio y homogéneo. La mayor parte de sus calles están pavimentadas y sus casas están enjarradas. En el callejón de las Siete Cruces hay vestigios de viejas construcciones como las bodegas que aún se usan para guardar productos agrícolas y aperos de labranza, conocidas como "Las Trojes".

De fácil y rápido acceso son sus parajes naturales, principalmente ligados al Río San Pedro. Por una cañada de rocas verticales  serpentea el río bajo un dosel de sauces centenarios en cuyo trayecto se construyó La Presa y más hacia abajo una pequeña represa  derivadora conocida como La Presilla. Más adelante se llega a un conjunto de piedras negras de canto rodado conocido como las Piedras Prietas en donde desemboca un pequeño arroyo dejando una alfombra de arena. Ya en el pueblo hacia el oriente, luego  del puente que une el barrio del Pedregozo con el del Rancho, se suceden una serie de sitios que en el pasado reciente  eran lugares agradables para el esparcimiento pero que el mal manejo del drenaje y la basura los fue relegando al abandono: La Piedra China, El Barranco, El Garrote, El Tecolote, las Víboras, Las Animas..., lugares que deben ser rescatados.

A no más de cuatro kilómetros, hacía el suroeste del pueblo, en la vertiente oriental de la sierra, se halla un bosque en formación conocido como El Cedral y que recientemente fue declarado Reserva Ecológica. Cuenta con infraestructura recreativa como palápas, asadores y área de estacionamiento. Además de cedros, hay pequeñas agrupaciones de palmas datileras.

Al sur de San Pedro, en la comunidad de Rancho Nuevo cada año se celebra el 7 de octubre, su fiesta. Durante el novenario a la virgen, diariamente va gente de San Pedro a pie a pedirle o a agradecerle algo, o por el puro gusto de recorrer ese camino en las luminosas y frescas tardes otoñales. En este pequeño pueblo aún se llevan a cabo eventos que poco a poco han ido desapareciend el palo encebado, el gallo enterrado, la sortija. El "palo encebado" es un resbaladizo poste de madera untado con cebo (en la actualidad se unta de aceite), en cuya parte más alta se coloca ropa, zapatos y una botella de licor que serán de aquel que logre llegar a ellos. El "gallo enterrado" consiste en desenterrar un asustado gallo pasando a todo galope de caballo y agachándose hasta el suelo en el momento justo para tomarlo y jalarlo por la cabeza. En "la sortija" se coloca un poste a cada lado del camino y se unen con un alambre del que penden llamativos listones de colores con una pequeña argolla hacia abajo; los jinetes en sus cabalgaduras uno por uno van pasando a galope tendido tratando de ensartar los colgantes listones; el jinete triunfador es aquel que mayor número de listones haya ensartado.

POLITICA

En 1986 ocurrió un hecho inédito en el tradicionalmente priísta estado de Zacatecas. En San Pedro, por primera vez, un partido de oposición gana la alcaldía. A partir de entonces se han sucedido una serie de alternancias interesantes que reflejan un alto grado de civilidad y responsabilidad política de los habitantes de este municipio. A continuación, el orden de esa alternancia, de 1986 al 2004, por períodos de tres años: Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD).