Notas sobre Ecología, Vida, Sociedad y Política actualizada 22/10/08
  Esta es Villamorena NOTAS SOBRE ECOLOGÍA Escríbenos
Inicio
Ecología enVillamorena bosque la propiedad

Un texto externo de interés: Etica Ecológica de Nicolás M. Sosa

Texto para los que consideran que la ecología no es asunto político.
ESTO QUE DENOMINAN ECOLOGÍA....
Emilio Vega Martín

Se acostumbra considerar la ecología como un ámbito especializado; y aún después de la aparición de los “verdes” alemanes como fuerza política y la gestación de grupos homólogos en el ámbito internacional, se tiende a conceptualizar como poco legítima la causa ecológica como gestora de la acción partidista. Independientemente de la pertinencia de la formación de partidos en torno a las causas ambientales, nadie puede negar que dentro del ámbito de la “cosa pública”, no hay nada mas público que el medio ambiente; éste sería una especie de ámbito superior que engloba todas las otras posibles esferas de acción pública, pero que se aviene mal a la conceptualización antropocéntrica que ha regido el ámbito de lo político y a las circunscripciones político-administrativas. Por otra parte, somos, como puede desprenderse de lo que prosigue, escépticos respecto a la idea de que la preservación del medio natural pueda lograrse solo a través de la legislación ambiental sin modificar nuestros patrones de vida material. Sobre todo ahora que la Ecología, extrañamente, está de moda.....peculiar actitud cuando el medio natural que sustenta nuestra vida debe ser motivo de atención permanente; el medio natural no nos pertenece; nosotros pertenecemos a él. Lo incontrovertible es que con la naturaleza no se discute; el día que el agua potable se acaba, se acaba y ya: no hay solución. 
Aunque siempre está implícito el optimismo irracional de que la tecnología siempre vendrá a sacarnos de cualquier atolladero, no podemos menos que preguntarnos si es no es cierta esa visión - compartida por numerosas mentes lúcidas - que sostiene que el modelo de desarrollo occidental está sujeto a un cotidiano degradarse, imperceptible y sutil; modelo - sostienen - que tiene implícita una visión lineal del desarrollo: mas de lo mismo; modelo que aborrece la estabilidad por lo que resultaría un modelo sin futuro en un planeta de recursos limitados - lo cual a las minorías detentadoras del poder les tiene sin cuidado, dado que siguiendo a Lord Keynes piensan que “el largo plazo no existe, dado que a largo plazo todos estaremos muertos”: después de nosotros el diluvio, agregaríamos-; el que trata de mantener- agotadas otras vías- con la reimplantación del capitalismo salvaje y “desaforado” (Krieger) y los conciliábulos de los magnates mundiales, sus tasas de ganancia, vendiéndonos la idea del “desarrollo autosostenido”, que pretende conciliar ecología y desarrollo, al infinito, manteniendo las severas condiciones de desigualdad de la humanidad, en aras del bienestar de una exigua minoría - que va reduciéndose- que no supera el 20% de la población mundial. En este efímero destello neoliberal en el que Fukuyama nos anuncia “el fin de la historia”: mas de lo mismo, al infinito, con el dinero entronizado como el bien mas importante y las finanzas como rectoras de las colectividades humanas. .....Y pensar que toda esta historia de ecología y desarrollo empieza a captar la atención pública - desbordando el ámbito de los especialistas- allá por los setentas - apenas hace un rato, si consideramos la totalidad de la existencia humana - cuando un grupo de “alarmistas”( así se les calificaba), se reunieron bajo los auspicios de la ONU en Estocolmo y dieron origen a un hermoso y sobrecogedor libro: ¿ Quién defiende a la Tierra? 1 ; documento que les mereció nutridos epítetos por parte de los “adalides” del “progreso”( tanto capitalistas como socialistas ortodoxos): ¿Cómo se atreven a decir eso , si vamos muy bien hacia la prosperidad universal? ( otro tanto podrían exclamar las células cancerosas: Somos un éxito: !Cómo nos reproducimos¡) Ya antes de Estocolmo, Barry Conmoner 2 y otros , habían cuestionado la viabilidad del modelo de desarrollo seguido, pero es a partir de entonces- Estocolmo- que el debate ecológico cobra plena vigencia. El modelo prospectivo desarrollado en el Documento “Los Límites del Crecimiento”4 auspiciado por El Club de Roma, presentado hace algunos años y que causó tanto revuelo, señalaba que la capacidad del planeta para sustentar población era limitada; que su tope -en base a las condiciones actuales- era de 7000 millones de personas; hoy en día estamos por alcanzar los 6000 millones y solo nos llevó 11 años pasar de los 5000 a los 6000 millones; nos queda poco tiempo para alcanzar el tope fijado en el citado estudio y según éste ¿qué sigue?: la crisis en una serie de factores( agotamiento de recursos naturales, elevación de los niveles de contaminación, cambios climáticos) que incrementarían las tasas de mortalidad, reducirían la esperanza de vida y en general conducirían a un descenso de la calidad de la vida humana sobre el planeta. El modelo vaticinaba que de mantenerse las condiciones actuales, esta condición de crisis se daría alrededor del año 2050, pero a la luz de diversos eventos acaecidos en fechas recientes( cambios en la capa de ozono, cambios climáticos, baja en la producción de alimentos, atonía en los sistemas económicos, por citar sólo algunos) tal parecería que el futuro vaticinado nos está alcanzando en fecha anterior a la prevista. Es cierto que ante la magnitud y complejidad del fenómeno que aquí se debate, nadie puede predecir con certeza que sucederá; ante tal situación, el debate se preña de subjetividad: las posturas empiezan entonces a clasificarse en optimistas y pesimistas 5. Schumacher 6 , Clark y Dickson 7 , han señalado con argumentos de peso, que no puede haber un crecimiento material infinito en un planeta finito: que los recursos naturales son limitados y que si no lo fueran, su explotación y uso darían como resultado una catástrofe por contaminación; que simplemente es impensable que la humanidad en su conjunto pueda alcanzar el nivel de consumo promedio del ciudadano norteamericano actual; que éste es un modelo de desarrollo factible solo para una minoría, durante un tiempo limitado; que el NIRVANA del consumo prometido es inasequible y que un modelo viable, dadas las condiciones reales, tendría que ser un modelo “pobre” en lo material, guiado por una estructura de valores que tuviera como prioridad máxima la observancia de criterios ecológicos; necesitaríamos ante todo olvidar el crecimiento “per se”, limitando ante todo, nuestro crecimiento como especie; establecer que consumo material no es igual a bienestar; seguidamente, considerar en el costo de los recursos naturales no-renovables ( cual si la posteridad estuviera presente en el análisis) el hecho de que son bienes de capital ( no hay manera de reproducirlos: cuando se acaben, se acabaron). Esto provocaría que el sistema energético (sustento esencial del modelo) tuviera que prescindir de los combustibles fósiles ( petróleo, carbón mineral, etc.) por su elevación de costos y potencial contaminante, haciendo automáticamente atractivas las energías blandas (hidráulica, solar, eólica, biogás). Con ello, cambiaría radicalmente el mapa de distribución de energéticos y este hecho podría incidir en un cambio a nivel de estructuras de poder mundiales. Y si por otra parte se incluyera en el costo de los productos su reciclaje ( reincorporación inocua al medio natural “dado que nada es desechable, todo debe ir a alguna parte”) -tendencia que empieza a adoptarse en algunos países industrializados-, numerosos productos saldrían del mercado por incosteables: por ejemplo, los llamados pañales “desechables”(?) alcanzarían- muy probablemente- un precio superior al caviar de Beluga y las baterías y pilas se irían por las nubes y en general, toda aquella industria que medra con éxito gracias a que no tiene que absorber los costos de su fracaso ecológico y los transfiere impunemente a la Sociedad, se vería condenada a la desaparición. Estos factores, harían imposible la supervivencia de las modas, la publicidad y el consumo superfluo tal como hoy los conocemos; tendríamos que producir objetos para durar, para ser reparados y las innovaciones serían auténticas mejoras y no triquiñuelas para volverlos prematuramente obsoletos. Ya no sería posible privatizar indiscriminadamente- máximo ideal del consumo- el uso y posesión de bienes: Adiós automóviles y aviones privados, albercas particulares; nos veríamos obligados - como antaño- al uso colectivo, compartido de estos medios: !UFF¡. Y en esta “pobreza elegante”8 , tendríamos menos “trabajo”, mas tiempo para el amor, para hablar, para convivir, para ser nosotros, sin consumo aberrante; tendríamos que ser “lo que somos”: obreros, carpinteros, poetas, cantores, pintores y no “lo que tenemos”; fortaleceríamos nuestro organismo y afinaríamos nuestra fígura caminando, en el trabajo físico y en labores manuales ( adiós aerobics e institutos de belleza) ; seríamos mas auto suficientes: el “ogro filantrópico” habría sido reducido a su mínima expresión y tendríamos que elegir la responsabilidad ecológica como destino. Con ello, habría bastantes especies artificiales- aparte de las ya mencionadas- en vías de extinción: la industria bélica- esa que se preocupa por incentivar como nutriente esencial, disfrazada bajo el ropaje de “libertad, democracia y orden planetario”, la lucha por mercados y recursos naturales-; los grandes centros urbanos; los Mesías, salvadores de la Patria y del planeta; los publicistas y banqueros; los niveles superiores de Gobierno- esas grandes entidades abstractas omnipresentes- perderían peso: el único Gobierno razonable sería el local, comunitario, de cara a cara; y el vecino dejaría de ser un extraño. Y toda esta utopía implicaría una revolución “tranquila” que haría ver pálido e insignificante cualquier programa partidista de oposición - por radical que éste fuese-, aunque          ¿podríamos imaginar a algún político que nos prometiese “la pobreza elegante" como expectativa? Y - reiteramos - pensemos que si la política constituye por definición aquello que se ocupa de “la cosa pública”, no hay nada mas público que el medio natural del que formamos parte; todo parece indicar que las pugnas del futuro se centrarán en torno al recurso agua potable y a territorios en los que la capa de ozono no haya desaparecido: materia de novelas de anticipación tal vez....... Valdría la pena pensar en todo esto, sobre todo cuando lo que está en juego es la permanencia de la especie humana sobre la faz de la tierra: el planeta se nos ha hecho demasiado chico y solo tenemos éste; y aunque el camino es largo, podemos empezar suavemente, sin sentirlo casi ; de hecho, cualquier ciudadano promedio contemporáneo cuenta con satisfactores que despertarían la envidia de cualquier rey de la antigüedad; es tanta la autosuficiencia que podemos desarrollar, tantos los objetos inútiles que nos rodean...tantas creencias y mitos de los que desembarazarnos......Pero esta tarea debemos emprenderla todos - o al menos la mayoría-; tal vez, si no hacemos nada, seremos cómplices, contribuyendo a que el colapso sea mas rápido, vanamente esperanzados en que la varita mágica de la tecnología venga a salvarnos. De no ser así, tendría que aceptarse la validez de un modelo de crecimiento cero. Tal vez todo esto sea un sueño pero, ¿puede alguien decirme de otras opciones para que la especie humana perdure sobre la faz de la tierra?.
arriba..... 

___________________________________________

NOTAS:

1 Barbara Ward et al. ¿Quién defiende a la tierra ? Fondo de Cultura Económica. México. 1975. 
2 Commoner, Barry: The closing circle. 
“ “ : “Principios de Ecología” .
3

4 El Club de Roma: Los Límites del Crecimiento. Fondo de Cultura Económica.
5 En este sentido se recomienda la lectura de Nigel Cross et al. Diseñando el Futuro. De. Gustavo Gili. Barcelona, España. 1980 y Masini y Galtung, eds. Visiones de Sociedades Deseables. CEESTEM. México, DF. 1979.
6 E.F. Schumacher. Lo pequeño es hermoso. Hermann Blume Ediciones. Madrid, España. 1979.
7 Dickson, David: Tecnología Alternativa. “ “ “ “ “ “. 

8 Richard S. Scorer: El Idiota Espabilado. “ “ “ “ “ 1980. Scorer desarrolla en amplitud el concepto de “la pobreza elegante” como estilo de vida viable para las generaciones futuras.

             

subir