Vale la pena soñar.......en otro México posible. actualizada 30/04/07
  SUEÑO MEXICANO Escríbenos
  Visita este blog dedicado al Sueño Mexicano
    regresar a México    
SUEÑO MEXICANO
Emilio Vega Martín

La voz del periodista de la emisión de la BBC en lengua española vía Internet se escucha claramente: 
"Buenos días...el día de hoy, 28 de octubre del año 2026, dedicaremos nuestro comentario a México. México, ese fenómeno de desarrollo que ha acaparado la atención mundial en los últimos años. Para nadie es desconocida la grave situación que afrontaba ese país a fines del siglo pasado e inicios del presente: pobreza, corrupción, endeudamiento externo; en resumen, una situación insoportable. Habiendo llegado a una situación límite, ciertos sectores de la sociedad mexicana se embarcaron en pugnar por un modelo de desarrollo económico que aún en estos días es calificado de altamente heterodoxo por los especialistas internacionales, que vieron desplazada a ésta - la economía- como punto central del desarrollo; economía que fue sustituida por la ética y el desarrollo personal; actitud que fue calificada primero, de risible por los grandes intereses financieros internacionales que la veían como una especie de hippismo trasnochado y después con franco enojo cuando tal posición empezó a rendir extraños frutos: por una parte, empezaron a bajar las importaciones mexicanas; el patrón de consumo - típico hasta entonces - que favorecía numerosos productos de consumo superfluos como bebidas embotelladas y lo que se conoce como "comida chatarra" se modificó radicalmente, provocando una caída absoluta de la rentabilidad de esas inversiones - extranjeras en su mayoría- y que habían hecho hasta entonces de México un paraíso para ese tipo de industrias; ese gasto de los consumidores se canalizó entonces hacia rubros como los lácteos y los alimentos sin procesar, a lo que cabría agregar que el consumidor mexicano se convirtió en un ser exigente e inquisitivo, que siempre indagaba a quienes beneficiaba con su compra, lo que lo llevó a preferir a los productores nacionales - con los que se mostraba duro y exigente - procurando de paso, a través de asociaciones civiles de consumidores, el eliminar intermediarios. Todo ello provocó profundas transformaciones en la estructura productiva nacional. Digamos que México empezó a prescindir del exterior. Aunque cumplía escrupulosamente con las deudas contraídas antaño, el país empezó a no ser favorable a la inversión extranjera al modo neoliberal, de capitales golondrinos; aunque por el contrario, para otros, México se fue convirtiendo en una nación segura; el nivel ético que se observaba allí, era realmente un ejemplo a seguir; autoridades pulcras, ágiles y eficientes; un país donde todo funcionaba bien; un entorno aunque modesto, limpio, seguro y sobre todo con trabajadores puntuales, cumplidos, eficientes, productivos pero eso sí, negociadores implacables cuando se trataba de contratos de trabajo; negociaciones que efectuaban directamente ya que habían eliminado toda clase de sindicalismo corporativo. En resumen, un lugar ideal para una inversión honesta. Extrañamente, el dinero dejó de ser el motor central de la economía; éste fue sustituido por el trabajo. En ese sentido, la Bolsa de Valores perdió su atractivo, dado que las acciones de las empresas pasaron a manos de los propios trabajadores; toda la población se enfrascó en la tarea de trabajar y de generar fuentes de empleo para los que carecían de éste, que en un principio, eran algo así como la mitad de la población. Y el ser rentista o dedicarse al comercio financiero empezaron a verse como ocupaciones socialmente poco respetables. Y en base a la adopción de ese código ético, el papel de las autoridades gubernamentales fue cada vez menos relevante: la Sociedad empezó a tomar en sus manos tareas que antes ejecutaban aquéllas; el nivel ético que se había alcanzado hizo innecesaria la aplicación de normas que regularan la relación entre ciudadanos dado que eran muy escasos los casos de conflicto; con ello, los actos delictivos se habían reducido significativamente; el papel de las autoridades centrales fue perdiendo sentido a la par que el de los poderes locales fue fortaleciéndose. Por otra parte, todo aquél que ahora pensara dedicarse a la política, debía de pensarlo dos veces: la Sociedad en su conjunto se había tornado sumamente activa en lo político, vigilando de cerca a los funcionarios elegidos, adicionándose a esto que los sueldos asignados a éstos se habían reducido considerablemente, considerando que debían de actuar como ejemplos de frugalidad para sus conciudadanos y que además ya de por sí, el honor de servirles en su carácter de funcionarios públicos, podía considerarse una espléndida paga. Y no cabe duda que en la cultura existen inesperados vasos comunicantes: la actitud en la política tuvo su contraparte en el seno familiar: se produjeron cambios significativos en las relaciones entre sus miembros; en muchos casos, las familias, de un estatus propio de pequeñas dictaduras bananeras - así podría calificárseles - fruto del machismo, pasaron a ser ámbitos democráticos en los que todos se ocupaban de todo, sin distinción de sexos. En estos últimos años, en México han sucedido muchas cosas poco comunes; hay pleno empleo y la demanda de trabajadores y empresarios mexicanos de ambos sexos en el extranjero para que apuntalen con su ética y capacidad el resurgimiento de otras economías, está llevando a la Sociedad y a las Autoridades a reestudiar las políticas demográficas que habían ido reduciendo las tasas de natalidad para retomar el camino del crecimiento demográfico dado que están faltando brazos para elevar los niveles de bienestar del país. Lo anterior ha repercutido negativamente en la economía estadounidense, en particular en el sector agrícola. Ya no hay braceros (la patrulla fronteriza languidece ociosa mano sobre mano) y los desempleados estadounidenses repudian el ocuparse en las tareas que hacían aquéllos con lo que los precios de la producción agrícola se han ido allá hasta las nubes. Situación ante la cual las Autoridades del Norte no tienen respuesta. La nueva ética mexicana ha propiciado el retorno de capitales, que por otra parte no son tan esenciales en este nuevo perfil de la Sociedad mexicana, pero que han podido en corto plazo, sentar las condiciones para resolver las deudas contraídas antaño. Curiosamente a los mexicanos parece no importarles mucho el dinero; se han reducido substancialmente las necesidades de crédito y consumo. También habría que señalar que allí, la televisión ha disminuido significativamente su papel: los mexicanos están tan ocupados con la vida real, el amor, las relaciones humanas, el perfeccionamiento individual y colectivo y el trabajo que no tienen tiempo para aburrirse, consumir o ver televisión. Otras muchas cosas han sucedido en estos años; la reducción del uso del automóvil particular, abatiéndose drásticamente los índices de contaminación ambiental urbana; una recuperación espectacular del medio ambiente merced a nuevos patrones culturales ecológicos y los arquetipos humanos, modelos a seguir - que antaño eran los del rico ocioso - ahora son remplazados por los de personajes llenos de amor propio, activos, solidarios, frugales y sumamente creativos. Y todos estos cambios se gestaron a partir de una Reforma educativa en la que las Ciencias Sociales devinieron el centro de la educación buscando que éstas se volvieran una respuesta a las necesidades de la vida cotidiana; en la materia de Ética y Civismo se procedió a estudiar directamente los voluminosos expedientes de corrupción gubernamental y ciudadana, en la que los estudiantes debatían los alcances de estas acciones sobre el bienestar social, la responsabilidad ciudadana y los métodos para combatir estas conductas; en el mismo sentido se estudiaron la economía, la historia............ Y los políticos que amparados en un cargo público pretenden como antaño sustraer fondos del erario público han sido suave pero firmemente bloqueados por sus subalternos - siendo que la menor tropelía requeriría del concurso (activo o pasivo) de varios de sus empleados y éstos simplemente se niegan a hacerlo, invitando al funcionario a que lo emprenda todo él mismo, lo que la convierte en asunto harto difícil, por no decir imposible......" La voz se diluye, se difumina y es remplazada por la sirena de una patrulla, el ruido creciente del tráfico urbano....Jesús se revuelve en el lecho...el sonido del despertador...ya son las 6 y media...bueno -se dice- todavía puedo dormir otro rato. Y Jesús se lanza a recuperar de inmediato, con cierta ansia, el sueño inquietante que - paradójicamente - tan buen sabor de boca le estaba dejando....
El Sísifo Mexicano
             

subir