DIPUTADO POBRE.  Bienvenidos al Québec - México - Guadalajara de Raquel Carrera y Emilio Vega.

actualizada 17/09/03

para escribirnos...

web master

Menú

CRÓNICA DE UN DIPUTADO POBRE

Enlaces Externos

 


Hemos entablado amistad con un diputado de la Asamblea Nacional. Nos conocimos en una de esas idas al supermercado del barrio. Se nos acercó al darse cuenta de que éramos mexicanos: en un español bastante fluido nos preguntó sobre nuestra estadía y sobre diversas cuestiones mexicanas. De sus comentarios se traslucía un conocimiento bastante amplio de nuestra problemática nacional.
Hemos seguido viéndonos con frecuencia en las tiendas del barrio o en plena banqueta cuando departe con sus conciudadanos. Nos presenta como "mes amis mexicains" y nos invita a compartir la charla. 
Nuestro amigo político difiere bastante de la imagen que como mexicanos nos hemos formado de un diputado. Para empezar, no se diferencia en nada de sus conciudadanos: de atuendo informal, camina por la calle sin guardaespaldas (guaruras), charlando a diestra y siniestra con sus electores. No posee automóvil propio, ni servidumbre a su servicio y habita en una discreta vivienda, enclavada en el mismo barrio, en la que la puerta siempre está abierta e invita a sus electores a que acudan a él en cualquier momento si así lo requieren.
Se ríe a carcajadas cuando escucha aquella frase de nuestro prohombre Hank González de que "Político pobre, pobre político". En resumen, visualiza la política mexicana - en este fin de 1988 - con una mezcla de hilaridad y preocupación, que se deja traslucir en sus discretos comentarios. 
Charlando durante una velada en su domicilio en la que se encontraba acompañado de su asesor para la campaña electoral, de la política derivamos hacia la alquimia y la brujería: por ejemplo, a invocaciones a seres de ultratumba que votaban en elecciones de los seres vivos; se personaban en las casillas electorales, ejercían el sufragio y no se les volvía a ver. Comentó mi amigo que ése es un fenómeno que acontecía antiguamente en Québec, pero que ahora no ha vuelto a suceder, merced a un contundente exorcismo político . 
Después nos adentramos en comentarios sobre el folclor político a nivel internacional y sus vinculaciones con textos religiosos, la economía, la química, la cibernética, la física y aunque no se crea, la biología. Hablamos sobre el síndrome bíblico de la multiplicación de los panes transferido a casillas electorales y credenciales de elector, que para algunos multiplicaba éstas, otorgándoles 10 o 12 credenciales con domicilios en distritos diferentes; de la trasmutación, no del plomo en oro, sino de tarjetas electorales en leche, pan y otros artículos de primera necesidad; de extrañas revelaciones que hacían comprender a electores que el votar puede ser un acto impío; de extraños fenómenos cibernéticos que borraban de los ordenadores los nombres y votos de los opositores a algún régimen en el Poder; la conversión súbita e impensada de boletas electorales y actas de escrutinio en carbón y mostraron un especial interés por la aparición de una nueva especie en el reino animal: el mapache electoral y con ello, de otros rituales extraños, como el del "ratón loco" y el "carrusel".
En síntesis, fue una velada muy ilustrativa. 

 

 

 

regresar

Gobierno de Québec

Turismo Québec

Clima Québec
Toile de Québec
Yahoo!
FIL Guadalajara
Más enlaces