UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BAJA CALIFORNIA SUR

GANADO BOVINO CRIOLLO (Chinampo)

 
PROGRAMA PARA LA IDENTIFICACIÓN, CARACTERIZACIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DEL GANADO BOVINO CRIOLLO DE BAJA CALIFORNIA SUR
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Entre los bovinos introducidos por los Españoles a la Baja California, destacaron algunas variedades que una vez establecidos en la península, quedaron expuestas al ambiente de la región durante muchas generaciones y la selección natural produjo un animal (Criollo) extremadamente resistente.

Los ganaderos de Baja California Sur generalmente comercializan estos animales al año de edad o poco después, con un peso vivo inferior a los 200 kg. La venta es a través de intermediarios locales que surten la demanda de compradores provenientes de Baja California, principalmente. Dichos animales se pagan sobre la base del peso vivo (9 pesos por kilogramo, o menos), no obstante, en el mercado norteamericano son cotizados a mayor precio (hasta 450 dólares por animal).

En las comunidades del sur de Estados Unidos, los rodeos se han extendido en una forma espectacular y el ganado ideal para las suertes de lazo individual, en equipo y derribe, es el Criollo.

En base a esas consideraciones, los objetivos del presente proyecto fueron determinar la población de ganado bovino Criollo en B.C.S., así como sus características fenotípicas de importancia para su utilización en las suertes de rodeo y el sistema de producción bajo el cual se explota. Otros objetivos fueron la caracterización y definición de los mercados y canales de comercialización a los Estados Unidos y el establecimiento de la rentabilidad de este tipo de negocios como posible alternativa de desarrollo en B.C.S. Se estima que en B.C.S. actualmente se pueden producir al menos 7,000 novillos al año para su exportación.

En base a los resultados observados en el estudio se considera que los rasgos fenotípicos del ganado bovino Criollo relacionados con su estructura y forma corporal, fueron debidamente caracterizados y la mayoría se encuentran dentro de los rangos reportados para otros grupos de ganado Criollo en México. Por otro lado, se concluye también que las características evaluadas se encuentran dentro de los estándares requeridos por la Asociación Norteamericana de Ganado Corriente, para ser utilizado como animales para rodeo.

Con este estudio queda demostrado que en el estado de Baja California Sur existe una alternativa de explotación para el ganado bovino Criollo que no debe de ser desaprovechada, ya que se cuenta con recurso genético que en el mercado norteamericano alcanza valores comerciales que podrían hacer rentable las explotaciones locales que sustentan su economía en este tipo de animales.

Un aspecto de gran relevancia es el hecho de que los escasos núcleos de ese ganado que aún se conservan, se encuentran en manos de los sectores mas marginados de la entidad. Con base en lo anterior, los diferentes niveles de gobierno deberían de iniciar un programa social de rescate genético, de gran visión futurista para explotar los hatos existentes y fomentar la explotación del ganado Criollo para exportación a los Estados Unidos de Norteamérica con fines deportivos. Con este ganado se podría producir animales para ese sector de mercado, en áreas donde otras razas especializadas no pueden manifestar su potencial productivo debido a la escasez de forraje y la calidad pobre del mismo. Esa habilidad del bovino Criollo, le permite utilizar agostaderos muy pobres donde otras razas no pueden sobrevivir, evitando al mismo tiempo el deterioro ecológico, pues no hay que modificar el medio ya que las condiciones están dadas en las áreas donde habita la mayor parte de este ganado.

En lo que corresponde al sistema de producción de ganado bovino explotado bajo condiciones de agostadero, este fue debidamente caracterizado.

No se observaros diferencias importantes entre las prácticas de manejo que se llevan a cabo en los diferentes municipios de la entidad, sin embargo se aprecia que en Los Cabos y parte de La Paz se ha llevado a cabo una mayor transferencia de tecnología, como por ejemplo la introducción de sementales para el encaste del ganado nativo con la finalidad de incrementar los rendimientos de los animales.

En el aspecto de nutrición y alimentación, la tecnología aplicada es escasa. No existen verdaderos programas de suplementación alimenticia. La alimentación del ganado durante la temporada de sequía se sujeta únicamente a complementar parte de las deficiencias nutricionales. Existe un desconocimiento absoluto de la necesidad de suplementar minerales diferentes a la sal común. Un alto porcentaje de ganaderos sostienen parte de los costos del alimento en los apoyos (concentrado y forraje) otorgados por el gobierno estatal.

En lo respecta a los programas de mejoramiento genético, estos han tenido mas penetración en los municipios del sur de la entidad. No obstante en el norte del estado es evidente la influencia de razas cebuinas y algunas sintéticas. Sin embargo, se puede concluir que en todos los ranchos, lo que se ha logrado son procesos de encaste, que seguramente se refleja en rendimientos superiores de los animales cruzados con respecto a los del ganado Criollo. No obstante, en ningún rancho se tiene control de los diferentes niveles de cruzamiento para identificar los niveles de cruza más eficientes, así como las ventajas o desventajas de diversos grupos raciales.

Uno de los aspectos mas descuidados en el sistema de producción es el manejo reproductivo. No se practica ninguna medida tendiente a incrementar la eficiencia reproductiva del ganado. Esto ha dado lugar a bajas tasas de pariciones que históricamente se han mantenido por abajo del 50% anual.

En lo que respecta al cuidado de la salud animal, se concluye que las medidas de control para la prevención de enfermedades son inconsistentes. La mayoría de los ganaderos solamente vacunan al ganado cuando se presenta algún brote de cierta enfermedad que sea diagnosticada como carbón sintomático o fiebre carbonosa, aún cuando el diagnóstico no se haya precisado con el apoyo de exámenes de laboratorio.

En ninguno de los municipios de la entidad se observó que se tomen medidas para lograr una utilización racional de los agostaderos.

En general se puede concluir que el mayor impacto (quizás el único) de los programas de fomento pecuario en Baja California Sur se observa en la introducción de razas para cruzarse con el ganado nativo. Sin embargo, distan aún de conducirse como verdaderos planes de mejoramiento genético al no conocerse el rumbo de los resultados de esos cruzamientos a largo plazo.

Este proyecto se hizo también con la finalidad de investigar las posibilidades de que exista demanda por ganado bovino Criollo de Baja California Sur en el mercado de Estados Unidos. Asimismo, se buscaba determinar si el ganado referido tiene una ventaja comparativa para ser exportado este mercado.

En particular, se detectó una elevada demanda por ganado bovino Criollo en los espectáculos de Rodeo (al menos 12,000 novillos anuales solamente en tres aduanas de Arizona), mismos que se realizan con mucha frecuencia en los estados del sur de Estados Unidos, principalmente en Texas, en donde son muy concurridos. Asimismo, la demanda se confirma por el hecho de que la oferta interna por ganado corriente (Criollo) ha estado disminuyendo, lo que ha provocado incremento en el precio de este tipo de animales, razón por la cual los proveedores de ganado para rodeo lo han estado importando desde México, principalmente desde Chihuahua y Sonora.

A pesar de que el ganado Criollo tiene una demanda comprobada en el mercado estadounidense, la situación en la que se encuentra el estado de B.C.S., en lo referente al incumplimiento de las normas sanitarias para exportación de ganado, impiden el aprovechamiento de este mercado, provocando con ello la pérdida de la oportunidad comercial de exportar un producto no tradicional en condiciones ventajosas.