Principal
Carisma y Espiritualidad
Vida Contemplativa - El Signo Sagrado
Reparación y Victimado- Si Usted desea Salvarse e ir al Cielo
Contáctanos
Franciscanos Recoletos de la Cruz
"Mi Amor Está Crucificado"
Reparación y Victimado

La Reparación a los Sagrados Corazones

                                                            

               de Jesús, María, José y Francisco

¿Cómo se puede hacer Reparación a los Sagrados Corazones?

La respuesta es muy sencilla, amándolos con todo nuestro corazón, con toda nuestra Alma y con todas nuestras Fuerzas. En una ocasión la hermana del Padre Santo Tomas de Aquino, doctor de la Iglesia, le pregunto: "Hermano tú que eres tan sabio, ¿como se hace para ser santa y para amar mejor a Nuestro Señor?", el Santo Dominico, le respondió, siendo santa y amándolo. O sea, que la Reparación es una puesta en marcha firme y eficaz, sin dilación, sin retaceos, con entrega total, y por amor. (leer mas....)clique aquireparacionyvictimado-siusteddeseasalvarseeiralcielo.html

El Victimado

                             El Alma Víctima,

Vocación Especial dentro de la Iglesia

El Victimado es una Vocación específica y especialísima, que Jesús Redentor, genera llamando a algunas Almas, a unirse a Su Pasión Redentora y completando en sus vidas, alma, cuerpo, corazón, lo que faltare o completando o prolongando la Amarga Pasión del Divino Salvador en bien de las Almas.

El Alma Víctima unida y dependiendo de Nuestro Señor Jesucristo, Víctima Inmolada en la Santa Cruz y por medio de la Virgen Santísima, salva las Almas, trayendo para ellas las Gracias de luz, conversión, cambio de vida, redención. El Alma inspirada, guiada, alimentada y alentada por el Espíritu Santo, derramado sobre ella, por Mediación de María Santísima Corredentora, es llamada y designada como Víctima Propiciatoria a vivir en la Cruz, como Pararrayos de la Divina Justicia para atraer la Bonanza de la Divina Misericordia, en bien de los hermanos, de los que forman el Cuerpo Místico de Cristo, de los bautizados o no, de los cristianos o no, de los ateos, herejes y cismáticos, de los consagrados o no, de la Iglesia Universal, hasta del Sumo Pontífice, que por muy Vicario de Cristo que sea, necesita del socorro constante de un Alma Víctima, y así, se mueve dócilmente y con entrega total, sin retaceos, sin demoras, a dar cumplimiento completo del Querer de Dios para con ella, sostenida y fortalecida con las Gracias que el Divino Espíritu, que soplando donde quiere, como quiere y con quien quiere, dando el Carisma y la Vocación, obsequia los medios y dones para concretarla y vivirla. (leer mas....)clique aquireparacionyvictimado-siusteddeseasalvarseeiralcielo.html