Anestesia General

La anestesia general se aplica de la siguiente manera:

Primeramente y después de haber valorado al paciente, haber tomado la decisión de que tipo de anestesia, así como la explicación al propio paciente pidiendo su consentimiento por escrito, se procede a poner un suero en la vena para por ahí  administrar  un sedante  con el objeto de tranquilizarlo al mismo tiempo se aplica por vena un analgésico muy potente que se suma al sedante, posteriormente se aplica un medicamento que se llama inductor de la anestésica con el que se logra la inconsciencia total del paciente, en forma paralela e inmediata se administra otro medicamento que paraliza a todos los músculos del cuerpo, en este momento el paciente esta inconsciente y no puede respirar aún con sus signos vitales normales, se asiste colocando una mascarilla en su cara para empujar el oxigeno mediante una bolsa que el anestesiólogo aprieta para darle el volumen de oxigeno que necesita, es decir como el paciente no respira, el anestesiólogo lo hace a través de esa bolsa llenando los pulmones del paciente para continúen todas sus funciones en forma normal, ahora se coloca una sonda en su garganta directamente en la tráquea para conectarla al aparato de anestesia el cual administra oxigeno al 100% y los gases anestésicos, después se vigila la anestesia administrando más analgésicos potentes o relajantes si son necesarios así como gas anestésico, durante todo este proceso y desde el principio el paciente tiene conectados aparatos llamados monitores donde se está observando el funcionamiento de su corazón, el grado de oxigenación, la cantidad de bióxido de carbono que sale por las respiraciones, la presión arterial, el pulso, las pupilas de los ojos, todo esto indica la profundidad de anestesia que se tiene la cual es controlable perfectamente por el Anestesiólogo, estos aparatos tienen alarmas que indican rápidamente cuando existe un problema con mucho tiempo de anticipación, por lo que resulta ser muy remoto que exista un accidente.....durante todo este proceso el paciente ya está en condiciones de ser operado sin que le duela, el tiempo que sea necesario, pero con una vigilancia estricta por parte del Anestesiólogo quien cuando termina la cirugía, se desconectan los dispositivos que administran anestesia, es decir se cierran los gases, pero nunca el oxigeno, midiendo perfectamente el tiempo de acción de todos los medicamentos que se emplean en la anestesia para que el paciente regrese a la normalidad o estado de conciencia sin daño ni secuelas para así pasar a una sala donde se recuperará totalmente con vigilancia también estrecha por personal altamente calificado o bien por el mismo anestesiólogo que administró la anestesia.