OFERTA Y DEMANDA DE AGUA
Pedro Francisco Celis Mendoza

La disponibilidad de agua en un lugar sea esta superficial o subterránea condiciona la oferta disponible para uso doméstico, industrial y agrícola. A su vez esta depende del grado de precipitación pluvial en la zona y de la capacidad de absorción del terreno, que permita la recarga de los mantos acuíferos. Por lo tanto para poder garantizar a los usuarios la disponibilidad y darles certeza sobre el uso de este recurso a través del tiempo, es necesarios promover las practicas de un mejor uso del agua, así como de la conservación del medio ambiente.

Quienes tiene un papel de suma importancia en la generación de las lluvias son los bosques, por lo tanto la sociedad debe educarse y conservarlos. Poniendo en practica la reforestación, control y sofocación de incendios forestales, separación de desechos y eliminar las descargas de aguas residuales contaminadas.

Por otro lado el crecimiento poblacional en una localidad, da como resultado una mayor necesidad de agua y un mayor grado de presión sobre la oferta disponible, que de ser finita, se requerirá de una fuerte inversión para traer agua de lugares lejanos, y de momento pasar o sufrir de escasez  estacionaria o temporal, tiempo durante el cual los usuarios estarían dispuesto a pagar un mayor precio a fin de poder contar con el agua, o quienes tienen la posibilidad de efectuar la compra realizan estas transacciones en un mercado no regulado de agua para uso humano, pagando precios que van desde los 470 pesos mexicanos por un camión cisterna de 10 000 litros de agua, cada 3 semanas en donde el uso del agua es elevado (restaurantes, hoteles y demás centros de reunión).

Por lo anterior, como recomendación a los gestores del agua, es que antes de poner en practica políticas hidráulicas de ingeniería, deben anteponerse las políticas hidráulicas económicas, a fin de elevar la oferta y/o disponibilidad del agua, antes que tratar de mejorar o ampliar la obra civil para explotar una mayor cantidad de agua.