1.1.1.1 Concepto de Red y sus Ventajas
Una red de computadoras es la conexión de dos o más computadoras entre sí para, de esta manera, poder compartir la información que está distribuida entre todas las máquinas conectadas.
Las principales razones para unir varias computadoras en una red son las siguientes:
— Compartición de recursos.
La información de todas las computadoras está disponible para cualquier usuario de la red, lo que hace que, por ejemplo, teniendo un programa en una de las computadoras, éste pueda ser usado por cualquier usuario de la red. Con esta compartición de recursos se reduce la cantidad de espacio en disco necesario para almacenar las aplicaciones que se van a utilizar, ya que no es preciso que cada una de las computadoras tenga almacenadas todas las aplicaciones, sino sólo algunas.
— Alta fiabilidad.
Si una de las computadoras deja de funcionar, su trabajo puede ser realizado por el resto de las computadoras, permitiendo así que el trabajo no se interrumpa. En el caso de que fuera un sistema con una única computadora, un fallo de la misma llevaría consigo la paralización del trabajo de toda la empresa provocando considerables pérdidas económicas.
— Menor costo.
En muchas ocasiones es mucho más barato la instalación de una red que la compra de una gran computadora para realizar todo el trabajo. Además, si la red se saturase, bastaría con unir una nueva computadora a dicha red para que el servicio fuera normal otra vez. Esta flexibilidad en la extensión de la red no es igual en el caso de una computadora central y terminales, ya que como los terminales lo único que hacen es aprovechar el procesamiento de la computadora central, si se añade un nuevo terminal se está añadiendo «trabajo» a la computadora central, pudiendo llegar un momento en el que ésta se sature.
Pero, ¿cómo se organiza una red? La arquitectura de una red define la estructura del sistema de cableado y de computadoras conectadas a éste, además de las reglas utilizadas para transferir señales de una computadora a otra de la red.
La forma en que se colocan los cables y la manera de enganchar las computadoras a los cables constituye la topología de la red. Este es el punto básico a la hora de diseñar una red. Una vez se ha decidido la topología que se desea, se debe establecer un método de acceso al cable; es decir, se deben establecer protocolos tanto para acceder al cable como para poder transmitir la información, y que todas las computadoras de la red sean capaces de entenderse entre sí.
Por tanto, todas las redes de comunicaciones están basadas en protocolos o reglas que definen cómo se prepara un mensaje a enviar, cómo se abre la comunicación y cómo se gestiona dicha comunicación una vez establecida. Generalmente, estas reglas son definidas por comités.
Actualmente, la mayoría de los protocolos aceptados y estandarizados a través de los comités se encuentran estratificados en niveles o capas. Cada nivel contiene reglas y procedimientos que se corresponden a cada etapa del proceso de comunicaciones.
El funcionamiento de las comunicaciones mediante una estructura de niveles es el siguiente: el emisor empaqueta su información y la envía al receptor, pero previamente ésta habrá pasado por cada uno de los niveles del protocolo. El receptor hace lo propio subiendo desde el nivel más bajo hasta llegar a lo más alto del protocolo.