RESEÑA GRAFICA DE LA
HISTORIA DE LA SALVACION
PASION Y MUERTE DE JESUS

Después de haber cantado los himnos de acción de gracias salió hacia el monte de los Olivos para orar. Mientras la luna llena de Pascua iluminaba los olivos del huerto, él comenzó a sentir pavor y angustia, presintiendo el trágico y violento fin que se le acercaba. Le rogó por varias veces a su Padre que de ser posible, pasara de El aquel momento tan amargo. Sin embargo, se entregaba totalmente en sus manos:
mas no se haga lo que yo quiero, sino lo que Tú quieres: (José H. Prado F.)

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre,...los amó hasta el extremo. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariate, hijo de Simón, el propósito de entregarle...
Echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de sus discípulos y a secárselos con la tolla con que estaba ceñido... Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo:
"Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío."
De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: "Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros
El lavatorio de los pies
Jn 13, 1-5; Lc 22,19-20
Institución de la Eucaristía
...Llegó Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo numeroso con espadas y palos... El que le iba a entregar les había dado esta señal: "Aquel a quien yo dé un beso, ése es; prendedle." Y al instante se acerco a Jesús y le dijo: !¡Salve, Rabbí!, y le dió un beso... Los hombres que le tenían preso se burlaban de él y le golpeaban; y cubriéndole con un velo le preguntaban: "¡Adivina! ¿Quién es el que te ha pegado?" Y le insultaban diciéndole otras muchas cosas
Prendimiento de Jesús
Jn 13, 1-5; Lc 22,19-20
La flagelación de Jesús
Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. Le conducen al lugar del Gólgota, que quiere decir: Calvario.
Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por él. Jesús volviéndose a ellas, dijo: "Hijas de Jerusalen, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos.
El camino de la cruz
Mc 15,21-22; Lc 23,27-28
Jesús y Simón de Cirene

Porque llegarán días en que se dirá:
¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron!". Entonces se pondrán a decir a los montes: ¡Caed sobre nosotros! Y a las colinas; ¡Cubridnos! Porque si en el leño verde hacen esto, en el seco ¿qué se hará?".
Llevaban además otros dos malhechores
para ejecutarlos con él.

Camino del Calvario
Lc 23,29-32
Jesús es vapuleado
Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron allí a él y a los malhechores,
uno a la derecha y otro a la izquierda.
Jesús decía: "Padre, perdónales,
porque no saben lo que hacen".
Se repartieron sus vestidos, echando suertes. Estaba el pueblo mirando; los magistrados hacían muecas diciendo: "A otros salvó; que se salve a sí mismo, si él es el Cristo de Dios, el elegido." También los soldados se burlaban de él y, acercándose, le ofrecían vinagre
y le decían:
"Si tú eres el Rey de los judíos, ¡sálvate!"
Había encima de él una inscripción:
"Este es el Rey de los judios."
La crucifixión
Lc 23,33-38
Jesús es levantado en la cruz
Era ya cerca de la hora sexta cuando al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona.
El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús dando un fuerte grito, dijo:
"Padre, en tus manos pongo mi espíritu"
y, dicho esto, expiró. Al ver el centurión lo sucedido, glorificaba a Dios diciendo: "Ciertamente este hombre era justo."
Y todas las gentes que habían acudido
a aquel espectáculo, al ver lo que pasaba se volvieron golpeándose el pecho
Muerte de Jesús
Lc 23,44-48
Jesús expira en la cruz
Estaban a distancia, viendo estas cosas, todos sus conocidos y las mujeres que le habían seguido desde Galilea.
Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado -porque aquel sábado era muy solemne- rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran.
Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.
"Mujer, ahí tienes a tu hijo"
Lc 23,49; Jn 19,31-34
La lanzada

 

El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis. Y todo esto sucedió para que se cumpliera la Escritura:
No se le quebrará hueso alguno. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron".

Hubo oscuridad en toda la tierra
Jn 19,35-37
Jesús exhaló el espíritu
Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que se había hecho también discípulo de Jesús. Se presentó a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato dio orden de que se le entregase. José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sában limpia y lo puso en su sepulcro nuevo, que había hecho excavar en la roca; luego, hizo rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro y se fué. Estaban allí Maria Magdalena y la otra María,
sentadas frente al sepulcro.
Sepultura de Jesús
Mt 27,57-61
Descendimiento de la cruz
Fue también Nicodemo -aquel que anteriormente había ido a verle de noche- con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras.
Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar. En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo en el que nadie todavía había sido depositado. Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca,
pusieron a Jesús.
Preparación para sepultarlo
Jn 19,39-42
Jesús muerto
en brazos de María

Regresar a HdeS