RENATO RAVELO, PERIODISTA CULTURAL

Se tituló en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en 2004, con una tesis sobre coleccionismo y saqueos arqueológicos; participó en el taller del periodismo cultural de Gabriel García Márquez y fue distinguido con el Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez en 1999.

Ravelo Sánchez nació el 3 de marzo de 1965, trabajó en Radio Educación y de 1988 a 2003 se desempeñó como reportero de la sección Cultura en La Jornada, donde dedicó gran parte de su trabajo al medio cinematográfico. Durante su trayectoria profesional tuvo oportunidad de participar en el taller de periodismo cultural que imparte el escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Entre 1992 y 1994 ocupó la Secretaría de Previsión y Capacitación y Cultura en el Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), cuando Víctor Ballinas fue secretario general. Ese comité también estuvo integrado por José Luis Hidalgo, Rodolfo Contreras, Judith Calderón y Carlos Fuentes.

Sobre la experiencia con el Premio Nobel colombiano, Ravelo escribió en La Jornada:  “es el oscuro objeto del deseo de cualquiera que pretenda dejar impreso en un diario algo más que una mancha de tinta.”

 “El taller es una larga entrevista de tres días y las declaraciones entrecomilladas –que tanto dan risa al autor de Cien años de soledad– son a veces una sacralización de la oralidad, pero también son puntos imprescindibles de referencia, pequeñas magias para recuperar lo dicho. Y el truco consiste en no perder frase o gesto, y al mismo tiempo atacar con preguntas certeras”.

Así, Ravelo fue testigo excepcional de los secretos, trucos y vicisitudes de quien “un día fue tocado por la gracia de convertir la palabra más insignificante en oro”.

 “Cuando el escritor colombiano tenía la edad promedio de los asistentes –cuenta– renunció a vivir del periodismo porque sabía que no podía aspirar a ser director de El espectador y porque su reportaje Relato de un náufrago había levantado un escándalo. Además, veía el periodismo como género literario.”

Tras aquella vivencia, Ravelo fue colaborador del CNCA por cuatro años e impartió, hasta octubre de 2007, un curso de periodismo cultural en la Casa de Lago, año de su fallecimiento.